Menu


Aprender a manejar el crédito

El crédito es una excelente herramienta financiera para tener liquidez en momentos específicos. Constituye así una excelente oportunidad para el crecimiento, pero solo si es bien utilizado. De lo contrario puede suponer un verdadero dolor de cabeza

La diferencia entre el crédito como herramienta y el crédito como suplicio se basa en el conocimiento. En saber cómo encauzarlo para que resulte provechoso. Esto implica estar consciente y hacer seguimiento, saber un poco de teoría y evitar algunos errores frecuentes.

packs-163497_960_720

 

Lo que todo el mundo debe saber

Lo primero que hay que determinar es que un crédito supone un compromiso. Una responsabilidad más, pero esta vez, con un ente financiero, en la que este último espera sacar un beneficio a través de un interés. Por ello el préstamo debe asumirse con seriedad y constituir una de las últimas opciones a la hora de buscar liquidez. En lugar de eso es idóneo que se dedique a crecimiento, inversión o alguna otra forma de generación de capital.

Asimismo es necesario conocer algunos conceptos básicos. El interés, por ejemplo, supone un índice para medir el  porcentaje de utilidad que devengará el banco a cambio de prestarte.  Por otra parte la amortización a capital es una figura que consiste en pagar el saldo insoluto, es decir el monto sobre el cual se calcula el interés. Entre más se puede amortizar a capital, menos interés se pagará

tarjetas-de-credito

Los errores más frecuentes

La figura crediticia es riesgosa, pero no es negativa en sí misma. Sin embargo existen algunas conductas que crean y profundizan problemas de endeudamiento. Por ejemplo la normalización de un saldo negativo, los retrasos en el pago de las cuotas, el refinanciamiento de deudas bajo condiciones perniciosas (como más intereses a cambio de más plazo) y no finiquitar los créditos.

10797463656_b4777deae6

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *